Blogia
TEATRIN VIAJERO

FÁBRICA DE MUÑECOS

<strong>FÁBRICA DE MUÑECOS</strong> Foto de la obra: Pelegrín y los piratas.

No quedará títere con cabeza. El centro Pumarín Gijón-Sur acoge esta semana una muestra de 120 muñecos que recogen el cuarto de siglo de trayectoria de una de las compañías más importantes del panorama español. Los aragoneses "Arbolé Teatro" cuentan con 18 trabajadores, una cifra insólita en los escenarios, que les ha convertido en referencia obligada. El grupo participa en la Feria Europea del Teatro con un homenaje al "Quijote".
__________________________________________________________

FÁBRICA DE MUÑECOS
Por: E. MONTES MIGUEL
Fuente: La Nueva España Digital

Cuando Esteban Villarrocha conoció a Jim Henson, éste le confesó que creó a la popular rana «Gustavo» porque la única tela que encontró para hacer la marioneta era un viejo abrigo verde de su madre. Casualidades así son las que tejen la historia de la compañía zaragozana «Arbolé Teatro» que el año pasado celebró su 25.º aniversario. ¿Quién le iba a decir a este licenciado en Filosofía y Letras, cuando tomaba copas con sus amigos de Universidad Iñaki Juárez y Pablo Girol, que acabarían dedicando su vida a los títeres? De formación diversa y autodidactas en el mundo del teatro, estos tres aragoneses han consolidado una empresa con dieciocho trabajadores, "algo atípico y una locura en un país como éste".

«Arbolé Teatro» creó en 1990 su propia sala, por la que han pasado cerca de cien compañías y más de 70.000 espectadores. Además, lo que comenzó como un servicio de biblioteca ha terminado en un proyecto editorial que ya ha publicado 21 libros, en su mayoría textos dramáticos para los muñecos, textos para niños y obras técnicas sobre teatro de títeres. "Venimos del movimiento de renovación pedagógica y quisimos usar el teatro, en concreto los títeres, como arma para educar a los niños en valores artísticos. La educación en valores artísticos está en crisis y necesita apoyarse en los profesionales de la pintura, de la televisión, del cine... Son lenguas distintas y ellos necesitan aprender los códigos para interpretarlos. Hace falta desarrollar valores humanos para formar personas libres", explica Villarrocha. Su compañía, que participa esta semana en la Feria Europea del Teatro para Niños (Fetén) expone desde el pasado lunes en el Centro Municipal Integrado de Pumarín una colección de 120 muñecos, los más representativos de la carrera de esta "multinacional de muñecos".

Allí no están todos los que son, con grandes ausencias de los primeros títeres que manejó la compañía, muñecos «muy toscos» que acabaron rompiéndose, pero sí está la experiencia de muchos años de creación artística. «Pelegrín», el personaje insignia de la compañía, preside la muestra «La construcción de un oficio», un títere que Villarrocha define como "un muñeco de 21 años, ya jubilado, pero al que queremos mucho". Los de «Arbolé Teatro» encontraron a «Pelegrín» en un valle de Navarra haciendo el Camino de Santiago; de ahí su nombre. "Es un títere de cachiporra, de un tipo de teatro popular muy de calle y plaza". Desde ese momento hasta su jubilación, «Pelegrín» ha pasado por todo tipo de aventuras en las más de 30 creaciones del grupo como la de Don Quijote en la graciosa aventura del titiritero, la obra que estrenaron en Fetén: "Nuestra relación con Asturias viene de muy atrás. La primera vez que actuamos en Gijón, Fetén ni existía, claro, y fue en la plaza del Ayuntamiento, por las fiestas de verano", recuerda Villarrocha.

En su nuevo espectáculo sobre el Quijote «Arbolé» se centra en los tres capítulos en que aparece la figura del titiritero Maese Pedro, "el primero que tiene nombre en la literatura y nuestro santo patrón". Villarrocha destaca que Cervantes siempre habla en sus obras de los titiriteros "y habla mal porque es esa gente humilde, borrachiza y robagallinas, un espíritu que queremos conservar".

Al contrario que Jim Henson, que siempre trabajó para la televisión, el grupo «Arbolé» vincula su futuro a los escenarios, el espacio mágico donde los títeres cobran vida "Que estamos quedando en minoría es cierto y no me importa y eso que nos ofrecieron hacer televisión. El teatro que hacemos es cultura y siempre que una persona le cuente una historia a otra habrá una función. Creo que es importante que los niños vivan a través de los muñecos todas las pasiones humanas, desde el llanto a la risa, porque al final detrás del muñeco está el actor. Podemos convivir a la perfección con la televisión". «Arbolé» volverá este año a actuar en Gijón, en el Teatro Jovellanos, y, mientras, abrirán las puertas de la Biblioteca Nacional para llenarla de títeres "en el sancta sanctórum de la literatura, para nosotros todo un orgullo".
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

carolina -

deberian colocar un articulo de como hacer los titeres paso por paso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres